jueves, 29 de abril de 2010

La jueza Barú Budú Budía es lo más grande que hay

Me tienen los huevos al plato los que se hacen los zurdos y sacan del bolsillo el celular de ochocientos mangos.
Ah, pero eso sí, siempre hablando del Che y de la Revolución.

miércoles, 28 de abril de 2010

lunes, 26 de abril de 2010

Sarmiento del Bicentenario

Mi nivel de reflexión durante horas de cursada sigue su curso ascendente.
Hoy miraba las manos de una compañera y no pude dejar de notar la prolijidad con que había pintado sus uñas. Esas quitinas coloreadas me hicieron pensar en cuánto tiempo utilizan ciertas hembras en el cuidado de su imagen, y cuánto tiempo ahorramos nosotros, los dejados, al preocuparnos tan poco por el aspecto personal.
De todas maneras, por más que uno ahorre y ahorre tiempo, éste nunca alcanza para nada.

jueves, 22 de abril de 2010

Borravino para todos

Hoy, cuando me dirigía a la facultad, crucé por una plaza. Un bello espacio verde que estaba repleto de jóvenes estudiantes, en ronda, tomando mate, leyendo, tocando la guitarra, cantando, practicando malabares, degustando embutidos centroeuropeos. No quedan dudas de la belleza de la vida universitaria, de las relaciones entre los estudiantes, de que es una época maravillosa de la vida que más vale disfrutar.
Pero a veces cabe pensar que, tal vez, estamos viviendo mal nuestra etapa estudiantil. ¿Cuándo se nos ocurre esto? Al ver esas locas imágenes que nos llegan de las universidades yanquis, por ejemplo. Fiestas delirantes, todos en sus habitaciones de campus, llenos de sustancias, fifando todos contra todos y saludandosé como si nada al otro día. ¿Por qué no es así acá, eh? ¿Por qué? Pongamosnós en campaña, cambiemos la realidad. Para mejor.

miércoles, 21 de abril de 2010

Un enlace talentoso pero aguerrido



No se escucha muy bien, pero si subís el volumen y le ponés onda podrás disfrutarlo.

domingo, 18 de abril de 2010

Inexpresivo

Iba caminando despacio, con paso rígido, mirando vidrieras sin prisa alguna. Repentinamente algo llamó la atención: ese maniquí era exactamente igual a mí.
Mi sorpresa continuó al mirar en los negocios siguientes, y en todos ellos encontrar mi cara en los maniquíes, fría, sin expresión.
Entonces comenzó a caer el sol, y decidí apurarme; tenía que volver a mi vidriera antes del cierre de la tienda, o me quedaría afuera.

viernes, 16 de abril de 2010

Mi primo Carlos lo hizo


¿Por qué se dice "me voy a hacer caca", cuando en realidad la caca ya está hecha? Lo único que hay que hacer es sentarse y dejarla ser libre.

lunes, 12 de abril de 2010

Doble A

Tras un viaje nocturno de cuarenta minutos en el 168, intenté paliar mi aburrimiento realizando estadísticas, y aquí están los resultados:
  • Después que yo, subieron 39 personas.
  • Sólo una saludó al chofer, un tipo que le dijo "buenas noches".
  • Cuatro le dijeron "por favor" al conductor después de indicarle el valor del boleto.
  • Dos cedieron su asiento; a una vieja (que no era taaan vieja, yo no se lo habría dado) y a una embarazada.
Las estadísticas suelen parecerme puras patrañas. Este caso no es la excepción.
Aún así cabe destacar la falta de cortesía del público en general, el desdén por las más básicas normas de convivencia y la desconsideración para con el otro, que son visibles sin recurrir a fríos datos estadísticos.
Bueée, pará, quién só.

viernes, 9 de abril de 2010

Metele que son pasteles

Tal vez conozcas a Juan Carr, el titular de Red Solidaria. Este tipo que está considerado un buenazo de aquellos, el símbolo de la bondad desinteresada en el mundo. Y es argentino.
Pero como no tengo vida propia, tengo que inmiscuirme en la de los demás. Es por ello que anoche mientras leía la biografía no autorizada de Emilio Disi, se me ocurrió pensar "¿qué estará haciendo ahora mismo Juan Carr?".
Ahí es que me surgieron dos vertientes de pensamiento, dos corrientes, como si esto fuera una ciencia. Sí, una especie de Juancarrlogía.

Por un lado se me ocurrió imaginarlo ayudando a una señora a cruzar la calle, luego de haberle devuelto al quiosquero diez centavos que sin querer le dio de más. Y al quiosco fue a comprar caramelos, no cigarrillos, porque es tan bueno que no fuma.
Cuando llega a su casa, su hijo rompe un vaso, pero en vez de putearlo por ser un vaso mágico de la dinastía ming que todos los días producía una moneda de oro, Juan se preocupa por que el nene no se haya cortado la mano. Después va a jugar a las cartas con los amigos, no miente en el truco y si ve que cantando real envido va a perjudicar seriamente a sus rivales de turno, se frena y canta simplemente envido.
Y así todo el día, una especie de Ned Flanders vernáculo que hace el bien sin mirar a quien y está todo el día de buen humor.

Pero por otro lado, el pensar en Flanders me recordó aquel capítulo en que éste explota y empieza a putear a todos.
Y así me imaginé a Juancito en su día a día, como contracara de su vida pública. Me lo hice estacionando en doble fila cuando va a buscar a los pibes al colegio, puteando y tocando bocina porque la viejita de adelante en el semáforo no arranca cuando se pone en verde, o colandosé en la fila de la caja del supermercado.
Quizá en su casa le pega a la mujer, le grita cuando ella lo reta por entrar con los pies sucios y por mear la tabla (que nunca levanta, porque en su vida cotidiana no es tan bueno).

De esto se trata no tener nada que hacer: imaginar lo que hace los demás. Prometo ponerme los pantalones largos y ayudar a la patria con algo.

martes, 6 de abril de 2010

Fecha límite para pago en bancos



Federico Luppi, "Plata Dulce".

lunes, 5 de abril de 2010

Deben ser lo gorila deben ser

Situación A.
MSN (o "Live Messenger", como le dicen ahora. Las pelotas. MSN y punto):


"Una cualquiera" te ha agregado a su lista de contactos.

ave . dice:
hola, cómo andás tanto tiempo? nota: tal vez la conocí ebrio y no recuerdo
Una cualquiera dice:
bien
vos?
ave . dice:
bien bien
se produce un silencio de unos cuantos minutos; no hace ningún comentario tipo "cómo estabas anoche!" o "prometele a la humanidad que no vas a volver a intentar bailar", así que tendré que hacer la dura pregunta de rigor:
ave . dice:
emm .. nos conocemos de algún lado?
Una cualquiera dice:
no se, me agregastes vos

Es en este punto en el que me sube la temperatura y se me dificulta la respiración, no sólo por la imbecilidad de la respuesta sino también por la innecesaria S utilizada.
Aspiro hondo, cuento hasta cinco. Largo todo el aire, grito "¡Muerte a los salvajes unitarios!" y la borro al carajo.


Situación B.
Feisbuc:


"Tienes una solicitud de amistad". Uh, qué loco, a ver. Mmm, no la conozco, no me suena el nombre y tenemos dos amigos en común: Carlitos, mi compañero de jardín que ahora vive en Rumania, y mi prima Claudia que vivió desde siempre en Mendoza. Quién carajo será esta entonces. Bueno, la agrego y le pregunto. Ah, mirá, justo está conectada.

Ave 21:19
hola, cómo andás tanto tiempo ?aquí también existe la probabilidad de que no recuerde haberla conocido; lo bueno es que esta vez no me puede decir "me agregaste vos", ya que es más fácilmente falsable
Fulana de Tal 21:22
bien vos?
Ave 21:24
bien bien bien
Fulana de Tal 21:25
jaj y por q tan bien?
por nada forra, es para cambiar un poco y no poner siempre "bien" como un pelotudo. Ya me caíste mal. Decido ignorar tu pregunta
Ave 21:28
chee nos conocemos de algún lado ?
Fulana de Tal 21:29
creo q no, te agregue porq me apareciste al costadito en gente q tal vez conoces

De nuevo siento esta opresión en el pecho. ¿Otra retardada más? ¿Qué está pasando?
Comienzo a estar paranoico, a pensar que todos los idiotas del mundo me persiguen a mí. Pero no creo, sería creermelá demasiado. Es que hay tantos, que es más que fácil toparse con ellos, así que lo mejor es tratar de sobrellevarlo como se pueda, mucha respiración, meditación.
Ah, y a esta también la borro, al grito de "¡Gloria Gaynor forever!".

Como oí decir a una profesora de Historia Contemporánea de América Latina: "Tengan cuidado chicos, porque el mundo está lleno de pelotudos".

jueves, 1 de abril de 2010

Descorchá, descorchá

Como ciudadano de este país, vengo a presentar una queja que tal muchos compartan. Y otros, muchos también, pensarán "ah, sí, confirmado: es un boludo".
Pero no me molesta que quede manifiesta mi debilidad mental, si con ello aporto algo a la causa contra los escalones cortos.
¿Qué? ¿Escalones cortos? Sí.
A veces pasa que subís una escalera, y tus piernas notan que los escalones son menos altos que la mayoría. Esto produce un movimiento raro en la pierna, como si estuvieras haciendo steping en un gimnasio del conurbano. Te queman un poco los cuádriceps, y te da la sensación de que estás dando un montón de pasos cortitos al pedo. Entonces, tratás de subir de a dos.
Aquí el segundo problema: estos escalones son cortitos para subirlos de a uno, pero dos juntos resultan demasiado altos. Entonces tenés que levantar cada pata hasta la pera para poder subir los dos, y parecés alguien con espasmos o que tiene algún objeto atravesado en el esfínter.
Te exhorto así, joven lector, a que te unas a la lucha contra estas gataflorescas escaleras, que no se terminan de definir en una posición y nos complican la vida a quienes intentamos transitarlas a diario.