martes, 31 de mayo de 2011

Una cita a futuro

Yo no sé si fue por culpa de Los Locos Addams o de quién, pero cerca de un 83% de la gente le dice mamushkas a las matrioskas. Aunque me parece que es un 84.
Lo loco del asunto, es que vos poniendo "mamushkas" en Wikipedia, te manda a matrioska. Y la Real Academia, por supuesto, no nos sugiere nada al respecto.

jueves, 26 de mayo de 2011

El problema es la espera



Esto fue Recuerdos recuerdos, espero que les haya gustado, chau.

jueves, 19 de mayo de 2011

Todo para decir juego en primera

Como noté que mis últimos posteos se trataban mucho de observaciones banales y cotidianas, quise escribir esta vez sobre algo más altruista, abstracto, sublime, más por encima de la realidad. Si no, esto se iba a convertir en un diario de viaje por el conurbano, que no es la idea.
Sucede que boludeando en el feisbuc, observé a estas dos chicas que habían cambiado su "estado sentimental" de "en una relación" a "solteras". Y leí lo siguiente:


Chica A pasó de estar "en una relación" a estar "soltera".

A Chica A y otras 4 personas más les gusta esto.
(Comentario de una amiga suya) : eeeeee que onda capa
(Comentario de Chica A) : Vamoooo lo pibe!! jajajja, después te contaré, nada que merezca mi tiempo la verdad! :)

Chica B pasó de estar "en una relación" a estar "soltera".
(Y a continuación, sube en su estado) :
Que lastima, y como se te parte el alma al medio sabiendo que con la persona que estuviste mucho tiempo te mintio en millones de cosas y vos confiabas en el.Que BAJO caiste ;) como te dio la cara? nunca pense que un hombre podia hacer tanto daño sin importarle nada de nada de una mina que lo quiso con el con el alma, que horror dios mio. ETAPA PASADA :) PISADA :) IMBECILLLLLLLLLLL.



Dado que lo único que hago en mi vida es reflexionar sobre los comportamientos ajenos, no puedo dejar de notar lo que sucede aquí. Porque antes, sus estados de feisbuc eran comentarios hacia sus novios notablemente empalagosos, que hasta resultaban chocantes para quien los leía, ya que podrían decirse esas cosas en privado y dejar al mundo libre de su sobreazucarada relación. Con las dos pasaba lo mismo. Y ahora, muy por el contrario, mezclan la imagen de la superada, que no le da importancia al tema y se burla del pasado; y la de la despechada, con un profundo odio a quien hace quizá algunas horas era el amor de la vida y su cosita linda.
Esto no tiene conclusión ni moraleja ni las pelotas. Nada más planteo la situación, y vemos.

lunes, 16 de mayo de 2011

No, no tiene título

El cómo los individuos de cada sociedad resignifican los productos de la industria cultural siempre es materia de interés.
Sin ir más lejos, el otro día, en el tren, dos cuarentones que regresaban a casa luego de una ardua jornada laboral tomaban birra en un vaso de plástico infantil con el dibujito de Ben 10.
Lo último que habrán pensado los fabricantes de ese artículo es que iba a ser utilizado por dos trabajadores del Sur del Conurbano para compartir una Palermo sin que eso signifique el rechazo de los demás pasajeros ante la ingesta de alcohol en un medio de transporte público.
Algún día, cuando me muera, alguien recopilará estas pequeñas pelotudeces y publicará un libro de sociología de a pie. Siempre somos valorados post mortem.

martes, 10 de mayo de 2011

I really wanna be with you

La dueña del anterior departamento que ocupaba era una señora muy habladora. Cualquier evento de la realidad, por mínimo que fuera, desencadenaba en ella una catarata de enunciados que pronunciaba sin parar durante horas. Eso hacía que cada vez que iba a pagar el alquiler, tuviera que ir pensando en el camino alguna excusa de tipo "me estoy yendo a la facultad, me tengo que ir", o "mi nene actúa de San Martín y estoy llegando tarde". Odiaba el momento del mes en tener que tirar mi dinero en aquel saco roto, por esa señora habladora compulsiva.
Pasó el tiempo, y me mudé. El dueño del departamento en que vivo ahora es un tipo frío, seco, mala onda, que da la impresión de que le molesta que vaya cada mes a pagarle. Su singular cara de upite vuelve un suplicio cada ocasión en que voy a entregarle mi dinero a cambio de un techo y paredes. Y un piso.
El otro día reflexioné sobre estas dos premisas, y me di cuenta de que en realidad lo que a uno le molesta no es la señora que no para de hablar, ni el tipo que ni siquiera te saluda. Lo molesto de nuestro mundo occidental, lo que a nadie le gusta, es pagar. Qué loco que haya tardado tanto en notar una total obviedad.

viernes, 6 de mayo de 2011

Salud étnica

Salí de la facultad en una fría noche de otoño, de esas para las que todavía uno no está preparado y lo sorprende con apenas un bucito, que nada puede hacer contra el gélido aire que provoca el humito al exhalar.
Tomé por la calle menos oscura en dirección a mi casa, y empecé a caminar detrás de una pareja que iban abrazados, colocando sus manos libres en el bolsillo, acurrucados para combatir el frío. La chica tosía sonoramente, de manera rasposa; aquel clima no le iba a hacer ningún bien.
Como caminaban muy despacio y yo verdaderamente me estaba helando, tomé la determinación de correrme hacia la derecha para poder pasarlos y seguir avanzando rápidamente hasta casa. No pude cumplir con mis planes, porque de frente venía una señora negra, con una colorida bufanda y un sobretodo que la hacían indiferentes al frío.
Entonces, debí esperar unos segundos más, mientras caminaba detrás de los acurrucados tortolitos. Al momento en que la señora pasaba al lado de la pareja, la chica estornudó fuertemente, a lo que la negra dijo "¡Salud!", con un acento caribeño que hizo un poco más cálido el frío ambiente que nos rodeaba.
La chica no contestó nada, ni siquiera la miró, y siguió caminando aferrada fuertemente a su pareja.

jueves, 5 de mayo de 2011

¡Oh! ¡Un duendecillo cumpleañero!

¿No te parece raro que dúos canten canciones románticas, aparentemente a la misma persona? Es decir, por ejemplo, ¿Donato y Estéfano están enamorados de la misma mina? ¿Y quieren hacerle todo eso que dicen? ¡Ya no hay respeto por la amistad!

lunes, 2 de mayo de 2011

Tomá mi solcito

Ahora que estamos en pleno otoño y podemos caminar pisando las hojitas en la calle y haciendo crunch crunch, estamos en condiciones de decir cuál fue la moda del verano: decir "yo no miro Gran Hermano".